Lácteos

Lácteos y sus efectos en el cuerpo

eosia

eosia

En la actualidad se oyen muchas cosas a cerca de los lácteos y sus efectos en el cuerpo. Hoy arrojamos un poco más de información sobre este tema.

Muchos de nosotros hoy en día lidiamos con dolencias persistentes de la piel (¡acné, para ser más específicos!). Una de las primeras cosas que el dermatólogo nos recomendaría hacer es reducir el consumo de comida basura, refinados y, bueno, lácteos. El último no es realmente sorprendente: estudios recientes han demostrado que los productos lácteos son la causa principal no solo de muchos de los problemas de la piel, sino también de una amplia gama de otras enfermedades en los seres humanos.

Lo que antes se conocía como la mejor fuente de calcio para nosotros, ahora está demostrando ser dañino para nuestro cuerpo de muchas formas diferentes. Entre otros, nos pueden generar, brotes de dermatitis frecuentes, hinchazón, problemas digestivos e incluso nos exponen un mayor riesgo de padecer cáncer. Sin duda, los lácteos y su consumo son algo que debemos reconsiderar.

Por qué evitar los productos lácteos: es lo que abordaremos en este artículo. Veamos por qué tenemos que reducir, y eliminar los lácteos de nuestra dieta.

Intolerancia a la lactosa

3 de cada 4 personas son intolerantes a la lactosa, ¡y ni siquiera lo saben! Si bien la intolerancia a la lactosa tiene síntomas típicos (hinchazón del vientre, calambres, diarrea, estómago con gases e incluso náuseas), en realidad tendemos a catalogar estos síntomas como “indigestión».

Y no es un problema poco común: el 65% de las personas en todo el mundo se enfrentan a el. Necesitamos observar de cerca nuestro cuerpo y comprender cómo reacciona a un conjunto particular de alimentos. Solo entonces estaremos en condiciones de inferir nuestra intolerancia a los lácteos.

Enfermedades del estilo de vida moderno 

Trabajamos muy duro para asegurarnos de que el colesterol no se acumule en nuestros cuerpos a través del gimnasio y el ejercicio, ¡y los lácteos hacen exactamente lo contrario! La mantequilla, la crema, el queso y otros productos lácteos elaborados con leche entera o reducida en grasa están llenos de grasas saturadas. Las grasas saturadas contribuyen a los niveles altos de colesterol en nuestros cuerpos, lo que a su vez conduce a enfermedades relacionadas con el estilo de vida, como derrames cerebrales y ataques cardíacos.

Ademas de contener altos niveles de grasa poco saludable, los productos lácteos también están llenos de sodio. El consumo excesivo de sodio está relacionado con la presión arterial alta y con otras enfermedades cardiovasculares. Junto con estos, los productos lácteos también son un factor causante de la diabetes tipo 1 y tipo 2 y la esclerosis múltiple.

Evitar los lácteos y los productos relacionados ayudaría a reducir el riesgo de caer presos de todos estos efectos secundarios de los lácteos.

Hormonas e Inflamación   

A la mayoría de las vacas de todo el mundo les inyectan hormonas modificadas genéticamente. Esto generalmente se hace para aumentar la producción de leche. Pero, ¿alguna vez hemos pensado que estas hormonas inyectadas, que aumentan el beneficio de los productores, resultan perjudiciales para la salud humana?

La leche y otros productos lácteos provocan inflamación del intestino debido a su alta concentración de dos sustancias que promueven la inflamación: antígenos (sustancias que desencadenan la inflamación) y grasas saturadas. Esto, a su vez, interfiere con las diferentes hormonas de nuestro cuerpo. La irritación causada por los productos lácteos en nuestros sistemas tarda mucho en desaparecer, pero con el consumo frecuente / diario de productos lácteos, esta irritación subsistiría persistentemente en nuestros sistemas creando inflamación crónica.

De hecho los investigadores que han estudiado las hormonas en la leche de vaca han expresado su preocupación por la cantidad de estrona, sulfato de estrógeno y progesterona que se encuentran en la leche y los productos lácteos. Algunos están particularmente preocupados por el contenido hormonal de la leche entera, la mantequilla y el queso, ya que el estrógeno y la progesterona son solubles en grasa. Se realizaron estudios preliminares para ver si el cuerpo humano realmente absorbe y se ve afectado por estas hormonas extrañas, y finalmente concluyen que sí, lo está.

Después de consumir 600 mL / m2 de leche de vaca, los niveles plasmáticos E1 y P4 de los participantes aumentaron, mientras que los niveles de hormona foliculoestimulante (FSH), hormona luteinizante (LH) y testosterona disminuyeron significativamente. Lo que esto significa es que las hormonas sexuales en la leche de vaca fueron absorbidas por el cuerpo y desequilibraron las hormonas del cuerpo humano. La disminución de la testosterona sugiere que la leche de vaca podría afectar negativamente la fertilidad masculina.

Resumiendo

Los aspectos negativos de los lácteos superan los beneficios, y ahora es el momento de pensar: ¿realmente necesitamos los productos lácteos para mantenernos saludables y en forma? ¿No son los efectos negativos de los productos lácteos lo suficientemente amplios como para decidir reducir los productos lácteos por completo? Bueno, es hora de observar la forma en que su cuerpo reacciona a los lácteos y tomar una decisión informada.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email