¿Qué es la contaminación electromagnética y cómo reducirla? by Sanza's chic Kitchen

¿Qué es la contaminación electromagnética y cómo reducirla?

eosia

eosia

Hablemos de la contaminación electromagnética.

La contaminación electromagnética es algo habitual e inevitable en nuestro día a día. Como los efectos de la contaminación electromagnética no son visibles, no nos preocupamos mucho por este concepto. Sin embargo, es importante saber que la contaminación electromagnética tiene efectos nocivos en nuestros cuerpos a largo plazo. Por lo tanto, debemos tomar medidas activas para protegernos de las enfermedades relacionadas.

¿Qué es la contaminación electromagnética?

Echemos un vistazo a la definición de contaminación electromagnética. Esta se genera por emisiones de una o más fuentes de igual o diferente frecuencia. También se denomina «electro smog«. Estas emisiones provienen de diferentes fuentes, como radio, televisión, líneas telefónicas, teléfonos móviles, etc. Usamos estos dispositivos de manera habitual todos los días. Lo que significa que estamos constantemente expuestos a la contaminación electromagnética, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año. A menos que, por supuesto, elijamos lo contrario.

Síntomas de la contaminación electromagnética.

Si bien la mayoría sentimos de alguna manera los síntomas, no nos damos cuenta de que son a consecuencia de la contaminación electromagnética. Algunos de los síntomas más comunes son el insomnio y el sueño ligero, el constante cansancio, la fatiga y la depresión. Falta de concentración, poca memoria, mareos o desorientación son otros de los síntomas de una alta exposición a la contaminación electromagnética.

¿Cómo reducir la contaminación electromagnética?

Existen dos tipos de exposiciones electromagnéticas. La de bajo nivel, que es leve y aparentemente no daña a los humanos. Y la de alto nivel, que es más nociva. Evitar los objetos con exposición de alto nivel es la medida más inmediata que podemos llevar a cabo.

Sin embargo, hay casos en los que no podemos reducir completamente nuestra exposición a estas emisiones electromagnéticas pero sí podemos poner nuestro granito de arena para reducir la exposición. Así pues, ¿qué podemos hacer para protegernos?

Podemos comenzar con cosas simples como apagar el router Wi-Fi a la hora de dormir o cuando lo usamos. Poner el móvil en modo avión por la noche o cuando no lo necesitamos es otra forma eficaz de reducir nuestra exposición. Otra buena idea es usar el altavoz del teléfono en lugar de colocarlo cerca de nuestros oídos.

Cuando se trata de teléfonos fijos, los que tienen cable son mucho mejores que los inalámbricos. Esto se debe a que estos últimos tienen niveles muy altos de radiación inalámbrica. Esto se aplica a todos los tipos de dispositivos inalámbricos, como el teclado y el ratón. Si podemos, lo mejor es optar por las versiones cableadas.

Los relojes deportivos son muy comunes a día de hoy y sirven para mucho más que solo hacer deporte. Sin embargo, es preferible limitar su uso a la práctica estrictamente deportiva. Este tipo de dispositivos están generalmente asociados a un móvil o a un ordenador mediante Wi-Fi o bluetooth. Ambos sistemas funcionan por ondas, así como los auriculares inalámbricos. Para controlar nuestra exposición a la contaminación electromagnética, también podemos considerar instalar un monitor de campos electromagnéticos. Nos ayudará a rastrear y evaluar el nivel y el impacto de la contaminación a la que estamos expuestos.

Resumiendo

Estamos rodeados de dispositivos electrónicos, muchos de ellos inalámbricos, dondequiera que vayamos. Por ese motivo, debemos hacer algo para reducir nuestra exposición a la contaminación electromagnética. Hoy en día, es imposible desconectarnos de todo, pero sí que podemos intentar hacer de nuestros hogares un refugio seguro.

Share this article

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.